Si tu supieras…

Situación 1: cae la noche, sus amigos quedan en el bar de siempre, y ella no va, prefiere quedarse en casa retozándose de ganas…

Si tú supieras lo que te echo de menos…

Si tú supieras lo que te echo de menos… si supieras cuanto te extraño…. saber que estás en el bar a unos pasos… y yo no puedo ni verte ni tocarte… pero noto tu presencia… siempre he sentido cuando estás cerca… siempre he sabido cuando me rondas… pero esta vez el destino no nos quiere juntos… nuevamente nos separa… una noche más… un día más… intento buscar refugio en otros brazos, en otras voces… en otras atenciones… en otros ojos tu mirada de fuego ardiente y dulce como la miel, esa que me desea comer… que me hace estremecer… pero no puedo ni debo… vetada me tienes en un falso intento de alejarme de ti y tu voracidad por mi… pero tú tienes más miedo que yo del encuentro… pues sabes que si me ves caerás a mis pies nuevamente… y tú tan libre, tan independiente, tan dominante… no soportas que yo te dirija a mi voluntad, que el deseo te pueda más que tu lógica, que te lances en picado a por mi, perdiendo el norte y corriendo el riesgo que crees correr… pero nunca fue ni ha sido así… más bien fui tu salvación mucho tiempo, tu agradable hogar donde venias a escapar del banal mundo que te rodeaba, yo era tu verdadero abrigo para cuando sentías frió y soledad pero nunca lo reconocerás… siempre tan fuerte, tan duro, tan hombre… pues yo reconozco ante ti y todos que volvería a caer en tus brazos si en este mismo instante te tuviera enfrente, y hoy hubiera sido lo suficientemente valiente para haber bajado al bar a encontrarme con mi mayor vicio frente a frente…

Situación 2: Par de dos que juegan a ser falsos amigos, el problema es que uno de ellos sigue enamorado del otro…

Sigue leyendo “Si tu supieras…”

Anuncios