Si tu supieras…

Situación 1: cae la noche, sus amigos quedan en el bar de siempre, y ella no va, prefiere quedarse en casa retozándose de ganas…

Si tú supieras lo que te echo de menos…

Si tú supieras lo que te echo de menos… si supieras cuanto te extraño…. saber que estás en el bar a unos pasos… y yo no puedo ni verte ni tocarte… pero noto tu presencia… siempre he sentido cuando estás cerca… siempre he sabido cuando me rondas… pero esta vez el destino no nos quiere juntos… nuevamente nos separa… una noche más… un día más… intento buscar refugio en otros brazos, en otras voces… en otras atenciones… en otros ojos tu mirada de fuego ardiente y dulce como la miel, esa que me desea comer… que me hace estremecer… pero no puedo ni debo… vetada me tienes en un falso intento de alejarme de ti y tu voracidad por mi… pero tú tienes más miedo que yo del encuentro… pues sabes que si me ves caerás a mis pies nuevamente… y tú tan libre, tan independiente, tan dominante… no soportas que yo te dirija a mi voluntad, que el deseo te pueda más que tu lógica, que te lances en picado a por mi, perdiendo el norte y corriendo el riesgo que crees correr… pero nunca fue ni ha sido así… más bien fui tu salvación mucho tiempo, tu agradable hogar donde venias a escapar del banal mundo que te rodeaba, yo era tu verdadero abrigo para cuando sentías frió y soledad pero nunca lo reconocerás… siempre tan fuerte, tan duro, tan hombre… pues yo reconozco ante ti y todos que volvería a caer en tus brazos si en este mismo instante te tuviera enfrente, y hoy hubiera sido lo suficientemente valiente para haber bajado al bar a encontrarme con mi mayor vicio frente a frente…

Situación 2: Par de dos que juegan a ser falsos amigos, el problema es que uno de ellos sigue enamorado del otro…

Sigue leyendo “Si tu supieras…”

Anuncios

¿Bailamos? Sensaciones eléctricas

Has vuelto a mi vida y de qué manera… llevo tres días luchando contra mis propios demonios internos, no consigo sacarme de la cabeza el pensamiento de que hubiera pasado si aquella noche no te hubieras marchado tan pronto, si al día siguiente no tuvieras que haber cogido aquel avión para irte a miles de kilómetros para volver a casa, o si yo me hubiera dejado llevar no haciendo caso a mis estúpidos principios de rectitud porque eres hombre comprometido, si me hubiera ido aquella noche contigo a tu habitación de hotel después de aquel baile… sí, todo comenzó por ese baile, ese baile que nos marcamos juntos después de la cena de cierre de la feria de trabajo que tuvimos esa semana, esa actividad empresarial que nos hacía volver a coincidir después de tres años…

Sigue leyendo “¿Bailamos? Sensaciones eléctricas”

Confieso mi pecado…

Que vacio siento mi interior ausente de ti… que vacia vaga mi alma sin poder compartir ya contigo… sin poder entregarte mi corazón y mi sexo… pues es en el amor que se encuentran todas las bondades del espíritu… y en el arte de amar todos los placeres mundanos… pues dos en uno son alma y cuerpo en esta vida… y en el amar y ser amado es que que se encuentran el principio y el fin últimos, y yo no soy capaz de separarlos… conexión en mente, unión en carne… y no me arrepiento de mi amor confeso, de mi deseo libinidoso… de haber perdido la cordura por haberte amado y deseado tanto al mismo tiempo… por yacer contigo en frenesí para calmar mi fuego interno… y no me arrepiento del sufrimiento de mis largas noches de espera para volver a tenerte a ratos… y no me arrepiento de haberte embrujado, ni de tu embrujamiento por el cual ambos pecamos, por el que los demás se atrevieron a juzgarnos… pero quien tiene el valor de decir que fue prohibido? Pues jamás me sentí tan libre… sí, fui bruja ardiente en llamas… lo confieso… y tú mi mayor pecado… diablo entre mis faldas…

Besos Sensacionales de Allegra

Tarde fría de reflexión: miedo de vivir con miedo…

Llueve… miro por la ventana y llueve a cantaros… miro caer las gotas, chocar contra el suelo, explosionar y desaparecer en pequeños riachuelos recorriendo las calles directos hacia los alcantarillados… y yo me pregunto si después de caer del cielo, de lo más alto, chocarse de frente contra el suelo y pasar por la oscuridad de las tuberías que van a parar a ríos o al mar, ¿Les habrá merecido la pena todo el camino que han hecho para ahora discurrir en libertad junto a otras miles de gotas? ¿Eran lo que ellas querían de verdad? ¿O simplemente se han dejado llevar por la corriente que las arrastraba? Al menos me consuela que ahora están al aire libre en plena naturaleza… y en la naturaleza todo es más hermoso… todo se conecta y se piensa mejor… como yo, que estoy aquí pensando en el discurrir de la vida, tal y cómo lo hacen las gotas… veo pasar el tiempo tristemente en esta tarde de diciembre… desde la comodidad del interior de mi casa, detrás del cristal de la ventana, pegada al calentador, con una manta puesta en las piernas para no enfriarme y un té caliente en mi taza favorita entre mis manos, solo me separa un cristal muy fino, de apenas unos milímetros de espesor, de la comodidad en la que me encuentro del mundo exterior, del frio del invierno…

Sigue leyendo “Tarde fría de reflexión: miedo de vivir con miedo…”

Besar los labios perfectos…

Me encanta besar… mmmm… pero hace ya algún tiempo que no beso unos labios perfectos… ¡como lo echo de menos joder! Y no hablo de unos labios estéticamente perfectos, carnosos y jugosos, como se suelen mostrar en los anuncios… hablo de esos labios que encajan a la perfección con los míos, por eso son perfectos… de esos labios que besas y quedan en la justa medida con tu boca, ni grandes ni pequeños, dónde no chocas los dientes, dónde sientes la carne de sus labios en su justa medida presionando sobre los tuyos en una sincronización de movimientos que nunca te hubieras imaginado…

Sigue leyendo “Besar los labios perfectos…”