Un ejercicio y reflexión para el cierre de año… Gracias 2015… Bienvenido 2016

Esta mañana me desperté enfadada, y decidí volver a esconder la cabeza debajo de las sábanas por un buen rato más, pensando que el 2015 había sido un año pésimo para mí y no tenía ganas de celebrar nada…mi enfado provenía de que todo a mi alrededor es felicidad y dicha por el tema navideño, y mientras en mi casa todo eran preparativos para Nochevieja y recibir el nuevo año a todo dar, yo me sentiría obligada a poner buena cara y sonreír falsamente cuando por dentro estoy fatal y es que ¡no sé disimular! Que le vamos a hacer… y es que ya tampoco me convence la idea de vengaaaa…Año Nuevo…Vida Nueva…porque llevo años intentando levantar cabeza y no es así!! Total que parece que hoy no pintaba para ser mi mejor día… pero de repente ha aparecido mi abuela para sacarme de entre las sabanas, esa mujer que adoro, idolatro y que es mi segunda madre, con la que tengo y siento tal conexión que parecemos dos almas en una, y un abrazo suyo lleno de amor verdadero, unas lagrimitas de alivio, y un venga vamos levanta que estoy aquí han sido suficientes para que intentará al menos cambiar la mala perspectiva con la que pintaba el último día del año…

Sigue leyendo “Un ejercicio y reflexión para el cierre de año… Gracias 2015… Bienvenido 2016”