Historias fugaces de amor que dejan huella para toda la vida. Parte II.

Retomando la historia del post anterior que puedes leer aquí, te sigo contando…

Siguiendo mi  instinto, mi corazón o mi sexto sentido de mujer, como lo quieras llamar, y sin saber muy bien que es lo que hacía porque a día de hoy sigo pensando que se me fue la cabeza… cogí la primera línea de metro de Sol hasta Goya y cuando me disponía a hacer el transbordo a la línea marrón ¡me lo encontré!

Sigue leyendo «Historias fugaces de amor que dejan huella para toda la vida. Parte II.»